Psicoterapia por teléfono

La psicoterapia por teléfono es la fórmula más cercana a la psicoterapia presencial. Yo la uso habitual y ampliamente, y debo decir que soy un uno de sus fervientes partidarios.

Los comienzos de la terapia son siempre difíciles, mientras se van dibujando y acaban por establecerse las conexiones transferenciales entre el cliente y el terapeuta. Sin embargo, por comparación con la presencial, las dificultades típicas de la terapia por teléfono son mayores en esa etapa.

La ausencia de conexión visual y, por tanto la imposiblidad de comunicación en ese nivel, dificultan inicialmente la terapia por teléfono, lo que, sin embargo, puede enfrentarse con éxito si este hecho le es explicado al cliente con claridad. En todo caso, hay que decir que la experiencia del terapéuta en la terapia telefónica proporciona mecanismos para que estas primeras etapas puedan fluir de forma conveniente.

En lo que a mí respecta, debo decir que a partir del momento en que el contacto entre terapéuta y cliente se ha establecido firmemente casi me olvido de que estoy trabajando por teléfono, dada la fluidez que se establece y la riqueza de matices que pueden ser considerados.

¿Poque no añadir, para mejorarlo todavía más, el uso de la imagen al utilizar la videoconferencia? Lo cierto es que todavía el uso del videoteléfono no está muy extendido. La comunicación por webcam, es decir, la camara de video que se utiliza en los videocontactos por internet, es de tan baja resolución para la mayoria de las personas que no creo que, por el momento, sea de gran ayuda para aumentar la calidad de la comunicación.

Considero que hoy es normalmente más sencillo y rentable, psicoterapéuticamente hablando, una simple conexión teléfonica que andar intentando establecer sofisticadas conexiones en la cresta de la ola tecnológica. De modo que hoy por hoy el teléfono sigue siendo el rey para el trabajo no presencial.