Se supone que yo debería ser un experto en el fumar. O al menos en el dejar de fumar. Ya que aquí al lado hay una sección de esta web, que puede que hayas visitado ya y que se llama FumStop. Dedicada, precisamente, a hablar del tabaco y de cómo dejarlo.
Sin embargo, mal que le pese a mi expertez, cuando me enfrento directamente al hecho de fumar, es decir, siempre que estoy trabajándolo con algún paciente me vuelve a pasar: sigo quedándome atónito y estupefacto ( o se dice ¿estupefaccionado?) (...)